ISF País Vasco e ISF Asturias, ideas en común

Hay muchas cosas que hacen que ISF País Vasco e ISF Asturias se parezcan. Entre ellas la visión de la federación y lo que entendemos por ISF, un lugar donde enriquecernos mutuamente, favorecernos y apoyarnos, llamando la atención cuando es necesario si una ISF rompe con la dinámica de lo colectivo en pro de lo común.
Además, la importancia que le damos a algunos temas como la implementación de la perspectiva de género para evitar prácticas patriarcales tanto dentro de la asociación como en los proyectos que realizamos; la percepción de la gestión de las personas voluntarias y el saber hacer las cosas con calma y cariño.
En el pasado, no hemos encontrado referencias de que hayan existido proyectos de cooperación al desarrollo sobre el terreno llevados a cabo de manera conjunta.

Sin embargo, en los últimos años se ha producido un acercamiento, quizás motivado por la renovación del voluntariado y los momentos compartidos a través de los encuentros federales, que ha hecho posible el nexo de unión de dos programas de atención a personas refugiadas que se llevan a cabo tanto en Asturies como en Euskadi.

En el año 2016, un grupo de voluntarias de ISF País Vasco, participaron en un Proyecto de Conocimiento de la Realidad (PCR) en el Norte que ha conseguido compartir y poner en valor el trabajo que se está realizando desde ISF en el apoyo de defensoras de Derechos Humanos que están amenazadas en sus territorios.

Esta actividad, a su vez, ha servido para profundizar en las diferentes características que tienen ambos programas de acogida pudiendo analizar pros y contras de cada uno de ellos.

Otra de las ocasiones en las que se han juntado voluntarias de Asturies y Euskadi, fue a partir de la Nórdica de Cobreces, relación que vino marcada por el objetivo federal de cumplir con los Indicadores de buen gobierno y transparencia que acaba de lanzar la CONGDE. Eran un montón de papeles, un amasijo de información que había que poner al día y dar a conocer. Implicaban un considerable esfuerzo administrativo. Por ello, empezamos a trabajar codo con codo con Euskadi.

Si se revisan nuestras políticas de contratación o medio ambiente, o de relaciones con empresas, se puede comprobar que son similares. Lo cierto es que compartimos ideas, ratos de risas y agotamiento, pero, como siempre, vale la pena. Nos sirve para debatir sobre muchos temas, clarificar objetivos y valores, y también comprobar nuestra diversidad.
Así que sí, Euskadi y Asturies tenemos en nuestras ideas muchos puntos en común.

Sabemos que en estos momentos ISF-MGI están inmersas en un proceso de reflexión de su planificación estratégica en las que esperamos que salgan líneas de trabajo conjunto en con las que podamos seguir compartiendo experiencias. Un ejemplo de ello pueden ser los cafés de reparaciones, el trabajo sobre la electrónica ética o las relaciones entre la UPV/EHU y la Univesidad d’Uviéu.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *