ISF Aragón – 25 años de esfuerzos

Este año no somos las únicas que están de aniversario, y es que también Ingeniería Sin Fronteras Aragón cumple 25 años desde que comenzó a hacer camino. Los comienzos en 1992 son similares a ISF Asturias, por supuesto, ya había conexiones.

 

Eran años de movimientos sociales, de manifestaciones a favor de destinar el 0,7% de los presupuestos públicos a la ayuda oficial al desarrollo. Al igual que en Asturias un grupo de estudiantes, docentes y profesionales comenzaron a debatir para dar un giro a esa formación puramente técnica, con un enfoque masculinizado, y centrado en la productividad de la ingeniería como un ente alejado del resto de las disciplinas. De esas reflexiones nació ISF Aragón, ISF Catalunya e ISF Asturias.

 

Son muchos los puntos en común que compartimos las diferentes asociaciones que conformamos la federación. Y son muchos los nexos de unión entre Aragón y Asturias. Compartimos visión, misión y valores; y por supuesto, grandes momentos a lo largo de cada año, tanto en Cósmicas, Orbayus, Asambleas como reuniones virtuales e intercambio de correos.

 

Una de las señas de identidad que define a Asturias es también la seña de identidad de Aragón: la defensa de la libertad y la dignidad del pueblo saharaui. Desde ISF Asturias, han sido varios los proyectos llevados a cabo a lo largo de los años en los campamentos de población refugiada saharaui en Tindouf, Argelia.

 

Desde los comienzos con una visión más asistencialista hasta la actual cooperación al desarrollo con un enfoque integral de derechos humanos hay un largo camino, y queremos conocer mejor y visibilizar los pasos que desde ISF Aragón se vienen dando para con el pueblo saharaui.

 

¿Cómo y cuándo comenzó la línea de trabajo de ISF Aragón en países del sur?

Desde el año 96 ya se empezaron a trabajar líneas de actuación en otros países como Cuba o Bosnia.

 

¿Cómo surgió el proyecto en campamentos saharauis?

A finales de los 90 un periodista aragonés viajó a los campamentos de refugiados saharauis y vino sorprendido y preocupado por la situación en la que se encontraban. A través de un conocido suyo y profesor en la Escuela de Ingeniería se trasladó ese interés y de ahí nacieron los primeros proyectos fin de carrera relacionados con la energía en ese territorio, realizados por parte del voluntariado de ISF por aquél entonces. Lo que en su día comenzó como el proyecto Sol de Dajla acabó transformándose en un programa integral de casi 10 años de duración.

 

¿Qué proyectos se han desarrollado en campamentos?

Empezamos con una colaboración económica para la reconstrucción de la Escuela de Mujeres del 27 de Febrero tras las fuertes lluvias del año 2006, a través de una recogida de fondos muy exitosa en lo que entonces era el Centro Politécnico Superior de Zaragoza.

A partir de ahí, conocimos y trabajamos de la mano con la Dirección de Energía del Ministerio de Transporte Saharaui en proyectos de acceso a la energía como medio de satisfacción de los derechos humanos en torno a la salud y la educación. La mayoría de los proyectos tenían muchas actividades relacionadas con la instalación, mantenimiento y capacitación a personal técnico, en infraestructuras energéticas de los edificios públicos de salud y educación principalmente.

Además colaboramos en la implementación de sistemas de extracción de agua en los Territorios Liberados gracias a los trabajos que venían realizando las compañeras de ISF Asturias, así como estudios de aprovechamiento de las aguas residuales en plantas de tratamiento de las mismas.

¿Qué proyectos se realizan en la actualidad?

Por diversos motivos relacionados con la disminución de la financiación pública y la falta de capacidad humana en la realización de los mismos, de forma totalmente voluntaria no tenemos en la actualidad proyectos propios en ese territorio…. Realizamos asesoramientos técnicos y formaciones en colaboración con otras organizaciones que trabajan allí. Sin olvidar toda la parte de visibilización y sensibilización junto con la Delegación Saharaui en Aragón, las entidades y colectivos relacionados con la causa saharaui y con los propios colectivos saharauis asentados en Aragón.

 

¿Cómo se ha desarrollado y modificado los proyectos en campamentos?

Han evolucionado mucho, desde proyectos mucho más asistencialistas basados en el desconocimiento del contexto local y la inercia de la cooperación que nos rodeaba, hasta proyectos muy maduros basados en la experiencia y la coordinación con otros actores implicados.

 

¿Qué tipo de acciones o campañas se realizan en el norte, en Zaragoza, sobre el conflicto saharaui?

Realizamos varias actividades distintas a los largo del año pero siempre con el objetivo principal y claro de la contribución a la independencia del Sáhara. Desde bicicletadas por la ciudad de Zaragoza, actividades en colegios e institutos, visibilización de la cultura saharaui, exposiciones fotográficas, recogida de material escolar, …

 

Siendo una asociación autodefinida feminista, ¿cuál es el enfoque de género que se integra en los proyectos?

Todos los proyectos están basados en el conocimiento del contexto local, bien sea en otros países o en el nuestro, y la mujer es casi siempre protagonista en todos los lugares, a veces de forma encubierta o menos visible y otras son las líderes de los movimientos y luchas sociales así como la voz de sus propias necesidades.

 

¿Cuál es la relación de los campamentos con otras temáticas trabajadas como el agua?

El derecho humano al agua es un pilar fundamental dentro de las líneas estratégicas de la asociación, unas veces simplemente como satisfacción de una necesidad básica y otras como lucha por un control justo y social de la misma.

 

¿Qué otros proyectos y líneas de trabajo construyen ISF Aragón?

Intentamos seguir vinculados a Perú, por nuestro trabajo durante unos años y por nuestros lazos personales con la gente que sigue trabajando allí. También tenemos abiertas varias líneas aquí relacionadas con la electrónica ética, la soberanía alimentaria, el despilfarro alimentario, la bioconstrucción o las energías alternativas desde un punto de vista social.

 

Aniversario de ISF Aragón, ¿cómo lo habéis celebrado?

Sobre todo queríamos reconocer y agradecer el trabajo realizado por todas las personas que han pasado por la asociación durante todo este tiempo, su dedicación, su pasión, sus ganas, su motivación…. Esto nos ha servido también para coger fuerzas y motivar a la gente que va entrando nueva y va conociendo nuestro trabajo.

Charla coloquio en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón: “Irresponsabilidad social corporativa de empresas energéticas”

Manteniendo nuestra ya larga trayectoria de acciones que tratan de equilibrar, o confrontar, la formación economicista y supuestamente aséptica que imparte la universidad, Ingeniería Sin Fronteras organizó el 22 de noviembre una charla coloquio a cargo de Javier Orozco, ingeniero técnico y exsindicalista colombiano, coordinador del Programa Asturiano de Derechos Humanos. En esta actividad confluían la lucha contra el poder corporativo tratada en abril con la colaboración de ISF Asturias con la defensa de derechos humanos en Colombia que recordábamos en junio. También se contó con la colaboración de Mocedá, sección de ISFA reseñada en marzo. Tuvimos la oportunidad de conocer de primera mano casos de actuaciones abusivas en América Latina de empresas del sector energético españolas y de otros países, contra el medio ambiente y los derechos humanos.
________________________________________
Como material adicional, puedes consultar el guión de la charla usado por Javier “Multinacionales energéticas y América Latina”, así como un artículo sobre el mismo tema publicado por él hace un año: “Los malos pasos de GAS NATURAL–UNION FENOSA en Colombia. Crónica de una intervención anunciada

ISF Madrid – Escuela de Activistas

ISF Madrid es una de las asociaciones más jóvenes de la Federación, ya que nace en 2011. Entre sus actuales líneas de trabajo destacan el derecho universal al agua y el acceso democrático a la energía, la soberanía alimentaria o el consumo coherente y responsable.

Dentro de las campañas de ISF Madrid, hay una actividad muy interesante y bonita que nos gustaría recuperar en este post: la Escuela de Activistas. Se trata de unos cursos gratuitos cuyo objetivo es dotar a los activistas, no necesariamente voluntariado de la asociación, con herramientas para el trabajo de sensibilización necesario para construir un mundo más justo y solidario.

La primera edición se realizó entre octubre y noviembre de 2014, y durante mes y medio en la Tabacalera se trabajaron temas claves para el activismo social y ambiental. Los temas de trabajo escogidos tenían que ver con cuestiones que la asociación estaba trabajando o que eran (y son) tema de interés en Madrid: Soberanía Alimentaria, Agua como Derecho Humano, Electrónica Ética, Ecofeminismo, Energía o Autogestión como Herramienta de Lucha.

Además, la metodología de la Escuela requería que las personas participantes se involucraran y crearan un trabajo de activismo en grupo como un primer paso de puesta en práctica y de “activación” en el mundo del voluntariado.

Dado el éxito de esta edición, en 2015 se volvió a repetir la Escuela de Activistas, en este caso en el Centro Comunitario del Casino de la Reina (Lavapiés). La temática de esta edición es semejante, introduciendo nuevas materias como Finanzas Éticas.

En estas sesiones se involucró al resto de la Federación, invitando a participar siempre que era posible a alguien de otras ISF a dar la charla, pero también a expertos de otras asociaciones.

La formación es una actividad central para la Federación de Ingeniería sin Fronteras, ya que nos permite construir un activismo sólido, fundado y con futuro. Y desde luego en los propios encuentros de la Federación – las Cósmicas – es un elemento central. Pero iniciativas como la Escuela de Activistas de ISF Madrid nos enriquece aún más a todas y es sin duda una gran idea de futuro en la que seguir trabajando, y que merece la pena replicar.

Ingeniería Sin Fronteras Asturias galardonada con el Premio Impulso TIC 2017 Social

El premio Impulso TIC en su ámbito social busca reconocer a aquellas organizaciones o instituciones sin ánimo de lucro, asturianos o vinculados con el Principado de Asturias, que han utilizado o difundido las nuevas tecnologías y herramientas informáticas para mejorar a la sociedad en su conjunto, y/o atender las necesidades de grupos de especial interés o de escasos recursos.

La institución premiada este año 2017 hemos sido la asociación Ingeniería Sin Fronteras Asturias.

Ingeniería sin fronteras es una asociación sin ánimo de lucro compuesta por docentes, estudiantes y profesionales de la ingeniería que trabajan en temas diversos que siempre tienen un componente social, apostando por un enfoque de derechos centrados en el acceso universal a servicios básicos, y propugnando la construcción de un mundo más justo y solidario poniendo la tecnología al servicio del desarrollo humano.

Este año celebran su 25 aniversario y el jurado desea destacar sus campañas de sensibilización social, los proyectos de cooperación en países empobrecidos y la organización de eventos denominados “repair café” en los que grupos de voluntarios aplican sus conocimientos y habilidades para reparar todo tipo de artefactos. En la trayectoria de la asociación también destaca la labor en el impulso al diseño y construcción de sistemas informáticos que faciliten la integración de personas con discapacidades.