Proyectos de cooperación en África subsahariana

En Ingeniería Sin Fronteras Asturias (ISFA) apostamos por un modelo de desarrollo que ponga en primer lugar a las personas y a las comunidades y respete al medio ambiente con el referente de nuestra misión: “Poner la Tecnología al servicio del Desarrollo Humano, para construir una sociedad mundial justa y solidaria”.

Desde esa perspectiva, en 1996 iniciamos una línea de intervención con la finalidad de fomentar el emprendimiento colectivo entre la población rural de zonas empobrecidas de África Subsahariana. Los proyectos de cooperación de ISF Asturias son planificaciones a largo plazo para asegurar el acceso de la población a uno o varios servicios básicos centrándose en la formación y participación de los y las habitantes de esa zona o comunidad. Las vías de intervención contemplan factores sociales, económicos, técnicos, culturales, éticos, ambientales y políticos, de manera que los programas sean integrales y orientados desde la óptica de los derechos humanos, en general, y la equidad de género, en particular. Nuestro enfoque integral obliga a llevar a cabo los proyectos dentro de programas, esto es, marcos más amplios de actuación en el espacio (conjuntos de proyectos a cargo de diferentes entidades coordinados sobre una misma zona) y en el tiempo (encadenamiento de proyectos año tras año con una perspectiva que, con frecuencia, supera la década).

Tanto en los proyectos como en los programas, trabajamos conjuntamente con contrapartes. Se trata de organizaciones sociales autóctonas que luchan por el desarrollo y la justicia social en el territorio y comparten principios básicos con ISF Asturias.

República de Guinea 2018 – …

Tras haberse retirado a principios de 2017 del trabajo que realizaba en Angola, ISF Asturias dedicó los siguientes dos años a la búsqueda de un nuevo espacio de intervención en África Subsahariana. Finalmente, tras múltiples contactos con otras organizaciones, fue Fe y Alegría, ONG internacional especializada en educación, quien manifestó claro interés en colaborar con ISF en la República de Guinea, uno de los países más pobres de la región.

Tras varias reuniones con Etienne Mborong, responsable de esta contraparte para toda África Subsahariana, que tuvo la amabilidad de desplazarse a Asturias en dos ocasiones durante 2018, y la organización de talleres internos sobre gestión de proyectos, metodologías participativas y enfoque de género, el equipo responsable en ISFA diseñó un detallado guion de identificación sobre el terreno a realizar por dos miembros de ISFA.

Durante ese viaje de identificación, en abril de 2019, se celebraron entrevistas y otros contactos con miembros de Foi et Joie Guinée que gestionan el colegio de secundaria mixto Saint Alberto Hurtado (SAH) en las afueras de la ciudad de N’zérékoré, con estudiantes de dicho colegio, con comunidades rurales próximas, con otras ONG presentes en la región y con diversas autoridades locales. La información así recogida confirmó la buena sintonía entre los objetivos y enfoque de ISF Asturias y la contraparte guineana, y permitieron esbozar las líneas maestras de un primer proyecto piloto a ejecutar conjuntamente que nos facilita conocer mejor la zona (y la zona a ISFA) y comenzar a adaptar mutuamente métodos de trabajo. Parte de los gastos de este viaje de identificación se cubrieron con una subvención del Ayuntamiento de Carreño.

El proyecto piloto se concreta en tres resultados para 2020:

  1. capacitar a personal docente del colegio SAH en electricidad práctica con aplicación directa en las comunidades rurales de la región
  2. promover el espíritu emprendedor colectivo entre el alumnado del colegio SAH mediante un proyecto del programa Jóvenes Emprendedores Sociales (JES) coordinado por el centro de empresas de Langreo Valnalón en colaboración con un colegio asturiano
  3. mejorar las capacidades informáticas del colegio SAH.

Aunque la pandemia de COVID-19 ha modificado y ralentizado el plan de trabajo, especialmente en lo que afecta al resultado (2) por el cierre de los centros educativos españoles, hemos comenzando a avanzar hacia los resultados (1) y (3). Estas acciones han sido financiadas por sendas subvenciones de las convocatorias de 2019 de los ayuntamientos de Avilés y Gijón.

En noviembre de 2019, el trabajo fin de grado universitario de una miembro del grupo (Lucía Aller) permitió solventar una de las más frecuentes carencias en este tipo de procesos de desarrollo: sistematizar el trabajo realizado hasta entonces.

Angola 2009-2016

Angola es el tercer país de África Subsahariana en el que Ingeniería sin Fronteras de Asturias (ISFA) trabajó para la promoción del emprendimiento asociativo en programas de cooperación con lógica de desarrollo territorial.

La contraparte en Angola fue Acçao para o Desenvolvimento Rural e Ambiente (ADRA) y el foco de nuestro trabajo el municipio de Kalandula en la provincia de Malange, al norte del país. En todos estos años trabajamos con diversas asociaciones de personas campesinas, el Foro de Mujeres de Kalandula, organizaciones de quitandeiras (mujeres que comercian en mercados locales), etc. y mantuvimos reuniones con las autoridades locales así como con responsables de ADRA en Malanje y Luanda.

Las fases del proyecto desarrollado, en todas la cuales tratamos de aplicar equilibradamente los enfoques de igualdad de género y de derechos humanos, fueron las siguientes:

  • Dinamización territorial y sensibilización.
  • Capacitación tanto de la población beneficiaria como del equipo técnico de ADRA.
  • Asesoramiento empresarial para facilitar el acceso a crédito y acompañamiento.

Nuestro modelo de intervención incluía una o dos visitas anuales de miembros de ISFA a Malange y la recepción periódica en Asturias de personal de ADRA para mejorar su formación y discutir aquí el estado del trabajo allí.

A lo largo de estos años se aportó formación a unas 1.600 personas, se crearon 53 empresas y se constituyó un fondo rotatorio de préstamos de 40.000€.

Camerún 2005-2008

Nuestra experiencia en Camerún se desarrolló en Yaundé, la capital del país, en cinco barrios periféricos: asentamientos informales de aluvión con muchas dificultades para acceder a los servicios básicos. Llegamos a Camerún de la mano de ISF Cataluña (ESF) que trabajaba en estos barrios con una contraparte local: ERA (Environnement, Recherche et Action).

El conjunto de acciones se articulaba en el “Programa Barrios”, que tenía por objetivo mejorar la calidad de vida de la población de estos barrios mediante la rehabilitación de la red viaria, mejoras en el acceso a agua potable y saneamiento y la implantación de un sistema de recogida de residuos domésticos. Este programa también contenía una componente socioeconómica basada en el apoyo a los Comités de Animación al Desarrollo, una especie de asociaciones vecinales que promovimos en los propios barrios para facilitar la interlocución con la población beneficiaria, que jerarquizaba sus problemas, proponía soluciones y colaboraba en la puesta en marcha de las medidas acordadas. Otra importante mejora respecto a Mozambique, donde habíamos fomentado esencialmente el emprendimiento individual, fue centrar nuestra estrategia en las empresas asociativas por entender que facilitan mejor el desarrollo socioeconómico en cada territorio. En este tiempo se apoyaron 27 iniciativas.

Mozambique 1996-2000

Nuestra actividad se centró en Niassa, una región rural muy pobre al norte del país, asolada por una guerra civil que había finalizado en 1992. Bajo la denominación de “Apoyo al movimiento asociativo local y promoción de microempresas en la región de Niassa, Mozambique”, acabaríamos trabajando con la Asociación para el Progreso Agrario de Niassa (PROAGRA), una contraparte muy precaria a la que tratamos de fortalecer con el tiempo. Tras la retirada en 2000 del compañero que había permanecido expatriado en la zona durante varios años, ISF Asturias mantuvo actividades de acompañamiento hasta 2003.

Al finalizar la intervención, se había apoyado la creación de 60 microempresas y 177 puestos de trabajo. Algunas de estas microempresas presentaban buenos resultados financieros y de gestión como ejemplos a replicar por otras iniciativas de la zona. En la contraparte PROAGRA había personal local capacitado para gestionar el programa de promoción. Y ese programa sirvió para generar conciencia sobre el crédito en Niassa como base de proyectos más ambiciosos.

Información más detallada

Para ampliar la información sobre la trayectoria de ISFA en estos tres países africanos y las lecciones aprendidas de la misma pueden consultarse los siguientes enlaces:

Otros enlaces de interés