Comprar robado es robar

Hoy en día en el mapa mundial aún siguen existiendo pueblos que no tienen reconocidos sus derechos, se contabilizan unos 12 millones de personas que carecen de nacionalidad entre las que se encuentra el pueblo saharaui.

El Sahara Occidental fue una colonia española desde 1884 hasta 1975. Durante la transición política, España abandona el territorio del Sahara Occidental. Aprovechando la retirada Marruecos organiza la Marcha Verde, en la que miles de marroquíes ocupan el Sahara Occidental ante la indiferencia del gobierno español. Marruecos atenta contra la población civil saharaui con NAPALM y bombas de fragmentación, originando el éxodo de miles de personas que huyen de este genocidio. Guiadas por el Frente Polisario cruzan las fronteras y se refugian en el rincón oeste de Argelia, donde hasta la actualidad, sobreviven en campamentos de refugio.

La legalidad internacional ha decretado numerosas resoluciones a cerca de este territorio. Naciones Unidas siempre ha definido a Marruecos como potencia ocupante en sus resoluciones, lo que le hace carecer de cualquier título jurídico, por lo que Marruecos no puede explotar legalmente los recursos naturales del Sahara Occidental.

Los territorios ocupados del Sahara Occidental poseen uno de los depósitos de fosfatos más grandes del mundo y, probablemente, la línea de costa de África con más recursos pesqueros. Además de considerables reservas de petróleo y gas a lo largo de toda la costa. El valor de sus recursos naturales ha sido siempre el motivo principal que se esconde detrás de la ocupación del Sahara Occidental por parte de Marruecos.

Si la legalidad internacional no permite a Marruecos explotar los recursos naturales del Sahara Occidental, cabría esperar que ningún país, organización o empresa pudiera establecer acuerdos comerciales con Marruecos para hacerlo. Pero desgraciadamente la realidad es muy distinta, porque la postura ilegal de Marruecos ha recibido un sólido respaldo del comercio internacional por lo que hoy en día un número importante de compañías internacionales son actores políticos que cosechan beneficios del conflicto.

Mientras Marruecos financia la ocupación usurpando los recursos del país, la mayor parte de la población saharaui es forzada a vivir en campos de refugio en el desierto argelino, privándoles de cualquier posibilidad de beneficio de las operaciones comerciales que se desarrollan en su propia tierra.

Incluso nuestras empresas españolas no están al margen de este beneficioso expolio. Existen compañías privadas que comercian con fosfatos, como FMC FORET, empresa química que en 2008 importó más de 500.000 toneladas de fosfatos procedentes del Sáhara Occidental de forma totalmente ilegal. Otras comercializan con arena como la canaria GRANINTRA o esquilman los recursos pesqueros del Sahara Occidental. Destacan entre ellas las conocidas marcas de conservas RIANXEIRA y ESCURIS, empresas pertenecientes al grupo gallego JEALSA, compuesto por más de 21 empresas. El grupo JEALSA se asoció con la empresa marroquí Dr Lhourine DERHEM dando lugar a DAMSA que posee en el Aaiún una fábrica especializada en conservas de sardina y caballa con una producción superior a los 33 millones de latas. ESCURIS distribuye parte de sus productos a través de la marca blanca “HACENDADO” de MERCADONA.

En una reciente publicación, la Western Sahara Resource Watch, ha listado las empresas españolas que roban recursos del Sahara Occidental y comercializan con ellos. Puedes consultar el listado completo en http://www.wsrw.org/index.php?cat=115&art=555.

Actualmente Marruecos sigue buscando nuevas empresas para estudiar la extracción de otros minerales, como zirconita (parecido al diamante) y uranio.

¿Cómo es posible que a Marruecos y a empresas españolas le salga rentable seguir robando al pueblo saharaui? Como consumidor o consumidora de estas marcas en tus manos está evitarlo. ¿Vas a seguir robando?

 

Publicación realizada en diciembre de 2012

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.